¿QUÉ ES EL SULFATO DE COBRE? » Un compuesto multipropósito

El sulfato de cobre es un compuesto químico que se presenta en dos formas principales: sulfato de cobre (I), conocido también como sulfato cuproso, y sulfato de cobre (II), conocido como sulfato cúprico.

Entre estas dos presentaciones, la más común es la forma de sulfato de cobre (II) pentahidratado, que es muy conocido por sus usos en la agricultura y en el área industrial.

Presentaciones

tipos de sulfato de cobre

La diferencia entre las dos formas principales de este compuesto radica en el estado de oxidación del átomo de cobre (Cu).

De manera que cuando se habla de este compuesto, es necesario especificar claramente a cual se está refiriendo, ya que tienen diferencias significativas.

Sulfato de cobre (I)

El sulfato de cobre (I) es una sal de color blanco, cuya fórmula molecular es Cu2SO4. En esta presentación, el catión cobre tiene un estado de oxidación +1. También es conocido como sulfato cuproso o sulfato de dicobre.

Este compuesto es producido ampliamente en Latinoamérica, en países como Chile, Colombia, Brasil y México, así como también en Rusia, China, Italia y Taiwán.

Por lo general se obtiene a partir del CuSO4(II), por la acción de un reductor o por la mezcla de disoluciones.

Este compuesto posee una facilidad de oxidación a Cu(II) al igual que otros compuestos de Cu(I). Al ser un estado poco estable, es un compuesto menos frecuente que el sulfato de cobre (II).

Sulfato de cobre (II)

Con respecto al sulfato de cobre (II), su fórmula molecular es CuSO4, donde el catión cobre tiene un estado de oxidación +2. Este es el estado de oxidación más común y estable del cobre.

Este compuesto se puede presentar en forma anhídrida, es decir, que no contiene agua, y su apariencia en esta forma es un polvo de color gris-blanco pálido o verde.

Su forma comercial es la de sal pentahidratada (CuSO4.5H2O), que se forma por la reacción del sulfato de cobre (II) y agua. Tiene una apariencia de cristales azules brillantes transparentes.

Principales usos

Debido a que la forma comercial más común es la pentahidratada por sus propiedades, tiene una numerosa variedad de aplicaciones en distintas industrias.

Fungicida

Uno de sus usos principales es como fungicida debido a que tiene una acción desinfectante potente para eliminar los hongos y microorganismos.

Existen una serie de hongos que atacan las plantas y que pueden causar la pérdida de la cosecha e incluso la muerte de las mismas.

Por esto se utiliza en el área de la agricultura para controlar las enfermedades que causan los hongos en los cultivos y en los árboles.

Es muy efectivo para prevenir el desarrollo de enfermedades fúngicas, bacterianas y el moho.

Alguicida

Otro de los usos de este compuesto es como alguicida, especialmente en las piscinas y en el tratamiento de aguas.

Es un compuesto que se utiliza para controlar el crecimiento de algas en las aguas estancadas, ya que es un alguicida muy eficaz.

Es imprescindible para mantener el agua de las piscinas en óptimas condiciones, ya que evita el crecimiento de algas y el color verde en el agua.

No obstante, no debe utilizarse en los estanques donde haya poblaciones de peces ya que son sensibles al cobre.

Usos médicos

Este compuesto se utiliza en la medicina para controlar y prevenir enfermedades, debido a sus propiedades germicidas y antisépticas.

Se utiliza de forma tópica como fungicida, astringente y antiséptico para el tratamiento de enfermedades de la piel como dermatitis y ulceraciones.

Otro de los usos de este compuesto en la medicina es en el tratamiento de verrugas, en concentraciones que sean superiores al 1%.

Sin embargo, debe consultarse con un médico antes de comenzar a seguir un tratamiento para la piel con sulfato de cobre.