PRECAUCIONES AL USAR EL SULFATO DE COBRE » Advertencias

Al usar sulfato de cobre para cualquiera de las aplicaciones que tiene, es necesario seguir ciertas precauciones para disminuir el riesgo de accidentes.

En los diferentes usos que se le da al sulfato de cobre es necesario manipularlo por lo que es indispensable seguir los consejos de prudencia que establecen los fabricantes.

Consejos para el manejo de sulfato de cobre

sulfato-de-cobre-fungicida

El sulfato de cobre tiene una variedad de propósitos, ya que puede servir como un efectivo alguicida, bactericida, pesticida, fertilizante, y fungicida en el área de la agricultura, y también es muy utilizado en la medicina y la industria farmacéutica.

Como la presentación comercial de este producto es en forma de cristales o polvo, se necesita manipularlo para disolverlo y utilizarlo en la proporción adecuada, de manera que no sea tóxico.

Esto significa que la persona que lo va a manipular debe tener ciertas precauciones que le permitirán hacer el trabajo de manera segura sin correr riesgos.

Manejo con cuidado

El principal consejo que debe seguir una persona cuando se trata de precauciones al usar el sulfato de cobre es que debe manejarlo con mucho cuidado.

A pesar de que es un compuesto natural que es amable con el medio ambiente igual puede causar efectos severos cuando entra en contacto con la piel, y no se debe dispersar en el medio ambiente porque en grandes concentraciones puede ser tóxico.

Cuando se realiza el transporte de este producto se debe tener mucho cuidado que esté bien sellado y sin probabilidad de caerse y derramarse.

Luego de haber manipulado el compuesto, la persona debe lavarse las manos cuidadosamente para así eliminar cualquier posible rastro.

Protección personal

La protección personal es muy importante cuando se va a manejar el sulfato de cobre, este se usa mucho como fungicida en plantaciones, pero los cuidados deben ser minuciosos; ya que por muy cuidadosa que sea una persona, existe la posibilidad de que pueda haber contacto.

Es importante que la persona utilice guantes, lentes, mascarillas, zapatos protectores y equipo de protección para el cuerpo.

Al momento de preparar la solución, se deben utilizar todas las herramientas que faciliten el trabajo y que lo hagan más seguro.

Lugar de trabajo apropiado

Es importante que al momento de manipular el sulfato de cobre se realice en un lugar que esté ventilado, para que no se acumule en el aire el producto que se está liberando.

También se debe contar con una ducha o algún balde con agua en caso de que ocurra el contacto con los ojos o la piel, para que la persona se lave bien y prevenga cualquier efecto secundario.

Se debe evitar manejar el producto en entornos alcalinos, donde haya altas temperaturas y humedad. Tampoco se debe trabajar cerca de fuentes de calentamiento porque puede hacer que el compuesto desprenda vapores o humos tóxicos.

Almacenamiento

Cuando se termine de utilizar la cantidad de sulfato de cobre requerida, se deberá almacenar el restante para poder utilizarlo más adelante.

Es necesario conservarlo en su envase original, o en dado caso que no sea posible se deberá guardar en un envase sellado herméticamente, y se debe colocar en un espacio donde no haya materiales incompatibles con el mismo.

No se debe dejar a la intemperie ni tampoco se debe almacenar en sitios donde la temperatura sea elevada, ni en lugares donde se almacene comidas o bebidas.

Es fundamental mantener este producto alejado del alcance de los niños, y de las personas que no estén autorizadas para su manejo.

Medidas de precaución

sulfato de cobre

Cuando la persona esté trabajando con el sulfato de cobre no debe comer, beber ni fumar porque puede correr riesgo de intoxicación.

Debe evitar ante todo el contacto con los ojos, piel y ropa, y lavarse muy bien abundatemente con agua y jabón luego de haber manipulado el compuesto.