CONTAMINACIÓN POR SULFATO DE COBRE » Medios acuáticos

El sulfato de cobre o sulfato cuproso es un compuesto que debe ser manejado con cuidado, especialmente cuando se trata de desecharlo al medio ambiente, ya que puede causar un gran problema de contaminación.

Es un compuesto inorgánico que tiene una variedad de utilidades, principalmente en la agricultura, y en el tratamiento de las piscinas como un alguicida efectivo.

Exposición a sulfato de cobre

El cobre es un compuesto que se encuentra naturalmente en el medio ambiente, pero el sulfato de cobre es un compuesto que se comercializa y se distribuye para poder ser utilizado en diversas aplicaciones.

De manera que las personas que se encuentran expuestas a este compuesto son aquellas que tienen un contacto directo y que lo utilizan para trabajar.

Entre este grupo de personas pueden estar los agricultores, los que trabajan en la limpieza de piscinas, y los médicos, aunque estos últimos lo manejan en concentraciones muy diluidas.

En el caso de los agricultores, son los que más están en contacto con la sustancia, ya que la utilizan para varios procesos, como pesticida, fungicida, nutriente para el suelo, entre otros.

El estar expuesto a este compuesto puede conllevar a un riesgo de contaminación por sulfato de cobre, de manera que siempre es aconsejable que las personas sigan las indicaciones de uso y utilicen guantes, lentes y ropa protectora.

Aunque una persona tenga un exposición breve a este compuesto y lo haya absorbido por la piel, o haya sido ingerido o haya caído en el ojo accidentalmente, puede ocasionar ciertos síntomas como irritación, dolor, enrojecimiento, vómitos, diarrea entre otros.

Contaminación del suelo

sulfato de cobre fertilizante

Como el sulfato de cobre se utiliza para corregir a los suelos que presentan deficiencia de cobre, en algunas ocasiones puede ocurrir contaminación cuando se vierte en exceso.

Si el suelo presenta deficiencia de cobre las plantas no crecerán bien nutridas, pero si el agricultor excede la cantidad de cobre que necesita el suelo, puede afectar el crecimiento de la raíz de las plantas causando una amenaza de toxicidad por cobre.

Al principio, las plantas crecerán más verdes de lo normal, y si no es corregido el exceso entonces las plantas reducirán su ramificación lo cual las puede llevar al deterioro y a la eventual muerte.

Las hortalizas son las plantas más sensibles a la toxicidad del cobre, por lo que el agricultor debe estar muy pendiente de la cantidad de pesticida y fungicida que está aplicando para que no mueran sus cultivos.

La contaminación del suelo por sulfato de cobre también puede suceder por algún vertimiento del compuesto al medio ambiente, o como resultado de la minería o actividades industriales.

Contaminación del agua

tratamiento de algas

Se ha determinado que el sulfato de cobre es muy tóxico para la vida acuática y para los peces. Hay varias especies de peces que son altamente sensibles al sulfato de cobre.

Debido a que este compuesto se suele utilizar para el control del crecimiento de algas en el agua estancada, como en lagos y estanques, se ha reportado la muerte de los peces que habitan en esa agua que es tratada con este alguicida.

Letal para la vida marina

La causa de la muerte de muchos de estos peces se ha atribuido al agotamiento de oxígeno y a la acumulación de desechos, ya que el sulfato de cobre se encarga de matar y descomponer las algas de manera repentina.

Incluso en pequeñas concentraciones de este compuesto puede ser letal para los peces y organismos acuáticos.

De manera que cuando ocurre la contaminación del agua por causa de este compuesto se observa una gran cantidad de organismos muertos, algo que ha sido reportado por causa de derrames accidentales o deliberados en numerosas ocasiones.